viernes, 26 de diciembre de 2008

Cómo se hizo la ilustración “Amor de Elefantes”


Cómo se hizo la ilustración “Amor de Elefantes”
How it was done, the illustration "Love of Elephants"
Mi amigo Oswaldo Rosales, ilustrador venezolano de brillante trayectoria, me invitó a participar en la exposición de ilustradores, organizada en el marco del 3er Encuentro Internacional con la Literatura Infantil y Juvenil en Venezuela, en homenaje a la escritora venezolana Velia Bosch, por lo que acepté la invitación. La exposición estuvo abierta del 5 al 20 de noviembre, en la Sala Alternativa del Centro Cultural Eladio Alemán Sucre, en Valencia, Venezuela.

My friend Oswaldo Rosales, Venezuelan illustrator of brilliant trajectory, invited me to participate in the exhibition of illustrators, organized in the mark of the 3er Encuentro Internacional con la Literatura Infantil y Juvenil en Venezuela (Third International Encounter with the Infantile and Juvenile Literature in Venezuela), in homage to the Venezuelan writer Velia Bosch, for what I accepted the invitation. The exhibition was open of the 5 at November 20, in Sala Alternativa del Centro Cultural Eladio Alemán Sucre, here in Valencia, Venezuela.

¿Quién es Velia Bosch?
Velia Bosch nació en Caracas el 23 de Mayo de 1936, pero desde los dos hasta los quince años vivió en Ciudad Bolívar. Escribía desde sus doce años. Ha publicado doce libros para niños, entre ellos: “Arrunango”, “Jaula de Bambú”, “Mariposas y Arrendajos” (caja de juegos con poesía, con el que obtuvo el premio “Octogonales” de Francia) y “Bestias de casa”. Se licenció en Letras en la UCV, doctora en letras, investigadora, escritora y profesora de Literatura. Laboró durante muchos años en el Centro de Estudios Rómulo Gallegos (CELARG). Fue miembro fundadora de la revista “La Ventana Mágica”, corresponsal de la Revista Literaria “Alba de América”, del Instituto HispánicoWestminster, California. Creó la Cátedra de Literatura Infantil Latinoamericana y del Caribe José Martí, única en nuestra América. También creó y dirigió el proyecto de juegos literarios Gran Circo de Papel. Estuvo casada con el pintor Gabriel Bracho, hasta la muerte del pintor ocurrida en 1995, con quien tuvo cuatro hijos: Gabriel Eduardo, Álvaro, Amalia y Rodrigo".
Who is Velia Bosch?
Velia Bosch was born in Caracas May of 1936, 23 but from two until the age of fifteen, she lived in Ciudad Bolívar. She write since she was twelve. She has published twelve books for children, among them: "Arrunango", "Jaula de Bambú", " Mariposas y Arrendajos" (box of games with poetry, with which obtained the prize "Octogonales" of France) and “Bestia de Casa”. She got a degree in Letters in UCV (Universidad Central de Venezuela), she has a doctorate in letters, is an investigator, a writer and a teacher of Literature. She worked for many years in Centro de Estudios Rómulo Gallegos (CELARG). She was a founder member of the magazine “La Ventana Mágica”, correspondent of the Literary Magazine “Alba de América”, of Instituto HispánicoWestminster, California. She created Cátedra de Literatura Infantil Latinoamericana y del Caribe José Martí, unique in our America. Also created and directed the project of games Gran Circo de Papel. She was married with painter Gabriel Bracho, until the painter's death happened in 1995, with whom had three children: Gabriel Eduardo, Álvaro, Amalia y Rodrigo.


Oswaldo Rosales tuvo la gentileza de albergar en su sitio web, la página de la exposición que se puede visitar en el siguiente link:

Oswaldo Rosales had the gracefulness of housing in his site web, the page of the exhibition that it is possible to visit in the following link:



De ese sitio web extraemos lo siguiente: El miércoles 5 de noviembre se inauguró en la Sala Alternativa del Centro Cultural Eladio Alemán Sucre el 3er encuentro Internacional con la Literatura Infantil en Venezuela con una exposición de 21 ilustradores que realizaron sus imágenes en torno a poemas de la escritora venezolana Velia Bosch. En esta muestra, con la museografía de Argenis Agudo y la coordinación y el montaje a cargo de Oswaldo Rosales y Coralia López, participan (en orden alfabético) Vanesa Boulton, Eddymir Briceño, Marco Chamorro (Ecuador), Delia Contreras, Menena Cottin, Oswaldo Dumont, Gerald Espinoza, Adriana Genel, Luz Marina Gutiérrez, Yonel Hernández, Elisa Hevia, Laura Liberatore, Coralia López, Gustavo Lozada, Cristina Müller, Douglas Muñoz, Oswaldo Rosales, Carmen Salvador, José Santander y Ramón Siverio.

Of that web site we extract the following:On Wednesday November 5th was inaugurated Sala Alternativa del Centro Cultural Eladio Alemán Sucre the Third International Encounter with the Infantile and Juvenile Literature in Venezuela with an exhibition of 21 illustrators that they made their images about the Venezuelan writer's poems Velia Bosch. In this sample, with the museography of Argenis Agudo and the coordination and the assembly in charge of Oswaldo Rosales and Coralia López, they participate (in alphabetical order) Vanesa Boulton, Eddymir Briceño, Marco Chamorro (Ecuador), Delia Contreras, Menena Cottin, Oswaldo Dumont, Gerald Espinoza, Adriana Genel, Luz Marina Gutiérrez, Yonel Hernández, Elisa Hevia, Laura Liberatore, Coralia López, Gustavo Lozada, Cristina Müller, Douglas Muñoz, Oswaldo Rosales, Carmen Salvador, José Santander and Ramón Siverio.

Los poemas a ilustrar eran los siguientes:

The poems to illustrate were the following ones:

Amor de elefantes
El elefante quiere viajar
la hormiga lo ha invitado
para esta navidad.


El elefante sueña con volverse alfiler
en el muelle lo espera un barco de papel.

Mil gaviotas lo llaman
y un pirata lo ve:
-“este pobre elefante,
en su mundo al revés
no sabe que la hormiga
es un sueño de él”.

Love of elephants
The elephant wants to travel
the ant has invited him
for this Christmas.

The elephant dreams of becoming a pin
in the jetty he waits for a paper ship.

A thousand gulls call him
and a pirate sees him:
-"that poor elephant,
in his world upside down
he doesn't know that the ant
is a dream of him."
Colibrí
Llega raudo a mi patio el colibrí
Arranca a la trompeta húmeda de la flor del lirio
su débil vida su dulce carne

¡Campanillas! ¡Trinitarias! ¡Coquetas!
están como vencidas a causa de este guerrero
pecho de zafiro

Están como vencidas por su espalda-rayo

Están como atrapadas por su cola hélice
que no sabe detenerse

Nos quedamos todos pendientes de él
mientras vuela por entre las rosas
sin tocar sus tallos espinosos

Los bambúes del patio están como felices
de ser la jaula.

Hummingbird
It arrives rapid to my patio the hummingbird
It takes off the humid trumpet of the iris flower
its weak life its sweet meat

Bellflowers! Trinitarians! Coquettes!
They seem conquered because of this warrior
sapphire chest

They seem conquered by its back-ray

They seem caught by its helix taile
that doesn't know how to stop

We stay all watching for him
while it flies for among the roses
without touching their thorny stalks

The bamboos of the patio seem happy of being the cage.
Mi comentario:
De los textos me incliné por “Amor de Elefantes” por la fuerte estructura pesimista que plantea: Un elefante está enamorado de una supuesta hormiga y para que ella lo acepte, desea con vehemencia ser tan pequeño como ella (El elefante sueña con volverse alfiler), hasta que un pirata (¿la realidad pura y desnuda?) descubre que su amada es ficticia.
Empecé a realizar bocetos de elefantes, luego de copiar y leer varias veces dicho poema. Me pareció que los textos del poema se podrían descomponer en cuatro bloques y, posiblemente, contar una historia. Pensé entonces en hacer un cómic de dos páginas por lo que un primer esquema compositivo se puede ver en la Hoja 1.

My comment:
Of the texts I leaned for "Love of Elephants" for the strong structure pessimist that explains: It’s an elephant in love with a supposed ant and in order that she to accept him, he wants with vehemence to be as small as her (The elephant dreams of becoming pin), until a pirate (the pure and naked reality?) discovers that his lover is fictitious.
I began to carry out sketches of elephants, after copying and reading several times that poem. I found that the texts of the poem could be broken down in four blocks and, possibly, count a history. I thought then of making a comic of two pages of a first composition sketch one can see in the Sheet 1.

Hoja 1 (Sheet 1)

También se puede apreciar en esta página dos bocetos de elefantes vestidos a la usanza de Charles Chaplin, con bigotito, sombrero de bombín, bastón y grandes zapatos. También hay en esta hoja un intento frustrado de pirata mirando por un catalejos.
En la Hoja 2 hice otro boceto del mismo elefante chaplinesco, esta vez con más seguridad de lo que quería, mirando una tarjeta postal de la ciudad de París y pensando en la hormiga. La hormiga es una femme fatale que muy bien podría trabajar en el Moulin Rouge como cantante y bailarina. Además en esta hoja se puede ver un barquito de papel que hice con una hoja de cuaderno escolar de una sola línea. La idea de utilizar papel de un cuaderno de clases de primaria se debe a mis recuerdos de niño, cuando después de llover abundantemente en una tarde, antes de salir del colegio, teníamos unos verdaderos ríos en las cunetas de las calles de la barriada para hacer carreras de barquitos de papel. Por eso, para mí, un barquito de papel está asociado con ese material escolar y tardes húmedas después de clases.

You can also appreciate in this page two sketches of elephants dressed up Charles Chaplin' style, with a little mustache, derby hat, walking stick and big shoes. There is also in this sheet a pirate's frustrated intent looking thru spyglass.
In the Sheet 2 I made another sketch of the same elephant Chaplin style, this time with more security of that I wanted, looking at a post card of the city of Paris and thinking of the ant. The ant is a femme fatale that very well could work in Moulin Rouge like a singer and a dancer. Also in this sheet one can see a little paper ship that I made with a sheet of school notebook of a single line. The idea of using paper of a notebook of primary classes is due to my boy memories, when after raining abundantly in one afternoon, before leaving the school, we had some true rivers in the gutters of the streets of the quarter to make races of little paper ships. For that reason, for me, a little paper ship is associated with that school material and humid afternoons after classes.


Hoja 2 (Sheet 2)

Con todo más que estudiado, luego de dos días pensando en los mejores encuadres para el cómic de dos páginas, empecé a dibujar la primera página. Ver Hoja 3. Agregué elementos como un alfiler con cabeza de elefante, para indicar que el elefante quería volverse alfiler, como reza el poema, y corazones flotando en el aire que nos dicen cuán enamorado está el elefante.
With everything more than studied, after two days thinking of the best frames for the comic of two pages, I began to draw the first page. See Sheet 3. I added elements like a pin with elephant head, to indicate that the elephant wanted to become a pin, like the poem prays, and hearts floating in the air that tell us how the elephant is in love.

Hoja 3 (Sheet 3)


Pensando en la hormiga, se me ocurrió que el mensaje de la hormiga en la tarjeta postal tenía que tener una carga sexual en la información, a la vez que debería guardar distancia. Se me ocurrió que la frase “Ven a mi casa esta Navidad. Con afecto. Tu hormiga” cumplía con las expectativas de atraer y rechazar a la vez.

El elefante se encuentra ubicado en dos ambientes: En la casa del elefante, donde se ve un arbolito de navidad (esto porque el texto del poema indica que “la hormiga lo ha invitado para esta navidad”), y un muelle de tablitas en una isla paradisíaca, en donde toma el barco de papel para su viaje a París.

El cómic refleja los dos primeros párrafos del poema. Aparté espacio en la composición de las tres viñetas para introducir los textos sin afectar su legibilidad. De cabecera me pareció indicado poner el título del poema: Amor de Elefantes.

Thinking of the ant, It ocurred to me that the message of the ant in the postcard had to have a sexual load in the information, at the same time it should keep distance. It ocurred to me that the sentence “Comes to my house this Christmas. With affection. Your ant” fulfilled the expectations to attract and to reject at the same time.

The elephant is located in two atmospheres: In the house of the elephant, Where one sees a small Christmas tree (this because the text of the poem indicates that “the ant has invited him for this Christmas”), and a jetty of little floorboards in a paradisiac island where he takes the paper ship for his trip to Paris.

The comic reflects the first two paragraphs of the poem. I saved space in the composition of the three vignettes to introduce the texts without affecting their legibility. Of heading I found suitable to put the title of the poem: Love of Elephants.

La carpintería

Ya parte de la carpintería está descrita arriba cuando hablo de los bocetos a lápiz. Luego de hacer la Hoja 3 a lápiz, tomé una hoja de papel y entinté todo el dibujo, poniendo la hoja nueva sobre la hoja con el dibujo a lápiz en mi mesa de luz. Luego digitalizé la hoja entintada a 300 dpi en modo blanco y negro y guardé el archivo en formato TIF para asegurarme de que tendría una reproducción aceptable con la que trabajar. El paso siguiente fue abrir la suite de mi programa de dibujo vectorial favorito: CorelDraw 12. Empecé con Photopaint 12, en el cual limpié la imagen guardada de suciedades y marcas indeseables que registra el scanner pero que a simple vista no se detectan. Ya con la imagen limpia, pasé a vectorizar dicha imagen con Corel Trace 12. Corel Trace 12 convierte imágenes de mapas de bits en dibujos vectoriales que pueden ser coloreados después en CorelDraw 12. Luego copié la imagen vectorizada, que está en blanco y negro, y la trasladé a CorelDRaw 12, que es donde paso a agregar color a toda la composición. Por último agregué mi correo electrónico. Listo, ya tenemos la página del cómic terminada, y se puede apreciar a continuación.


The carpentry

Part of the carpentry is already described when I speak of the sketches in pencil. After making the Sheet 3 in pencil, I took a sheet of paper and I inked the whole drawing, putting the new sheet on the sheet with the drawing in pencil on my light table. Then I scanned the inked sheet to 300 dpi in white and black mode and I saved the file in TIF format to make sure that I would have an acceptable reproduction to work with. The following step was to open the suite of my favorite program of vectorial drawing: CorelDraw 12. I began with Photopaint 12, in which I cleaned the saved image of dirts and undesirable marks that the scanner registers but that at first sight they are not detected. Already with the clean image, I passed to scan this image with Corel Trace 12. Corel Trace 12 transforms images of bits maps into vectorial drawings that can be colored later in CorelDraw 12. Then I copied the scanned image that is in white and black, and I transferred it to CorelDraw 12, that it is where I pass to add color to the whole composition. Lastly I added my electronic mail. Ready, we already have the page of the finished comic, and you can appreciate next.


Luego de enviarla a Oswaldo Rosales, él mismo me participó que sólo se tomaría la imagen del elefante en el muelle, que es la imagen que encabeza este artículo, por cuestiones de formato. Recordemos que es una exposición de ilustración y no de cómic. Yo, entendiendo lo que se me planteaba, accedí.
Disfruté mucho con este proyecto, por lo que espero ser invitado el próximo año.
La segunda página del cómic espera aún por ser realizada. Vamos a ver si aparto un tiempo para terminar la historia.

Espero les guste.

After sending it to Oswaldo Rosales, hi himself participated me that he would only take the image of the elephant in the jetty that is the image that heads this article, for format questions. Let us remember that it is an illustration exhibition and not a comic. I, understanding what he was outlining, consented.
I enjoyed a lot with this project, for what I hope to be invited next year.
The second page of the cómic still waits to be carried out. We will see if I take some time to finish the story.

I hope you’re liked it.

martes, 16 de diciembre de 2008

Cómo se hizo “El Monstruo no tiene quien lo visite”


El Monstruo no tiene quien lo visite
The Monster doesn't have anybody to visit him

Esto no es propiamente un cuento de Ciencia Ficción sino más bien una idea para un cuento. Nace de esos momentos de la vida que se llaman anécdotas, y que, de buscarle un marco para lucirla, tendría que ser bajo una serie de relatos que se titularan “Cuentos de la Universidad”. La historia comienza así:
This is not properly a science fiction story but rather an idea for a story. It’s born of those moments of the life that are called anecdotes, and that, looking for a frame to make it special, It would have to be under a series of stories that were titled "University’s Stories". The history begins this way:

Juvencio y Cordero (los nombres han sido cambiados en salvaguarda de los inocentes) son dos amigos míos, que por esas circunstancias de la vida, uno conoce en el comedor común a varias facultades de la universidad. En efecto, yo estudiaba Ingeniería mientras que Juvencio y Cordero estudiaban Derecho.
Juvencio and Cordero (the names have been changed in safeguard of the innocent ones) are two of my friends that for those circumstances of the life, one knows in the common dining room several faculties of the university. Indeed, I was studying Engineering whereas Juvencio and Cordero were studying Law.

Juvencio y Cordero eran llaneros, corridos en toda suerte de relaciones con las mujeres. Eran lo que se llama unos “galanes de oficio”, mientras que la carrera de abogacía resultaba un pasatiempo para ellos. No era raro verlos acompañados de muchachas distintas en los encuentros del comedor de lunes a viernes.
Juvencio and Cordero were plainsmen, ran in all luck of relationships with the women. They were what is called "wooers of office”, whereas the law’s career was a hobby for them. It was not strange to see them accompanied by different girls in the encounters of the dining room from Monday to Friday.

Sus aventuras amorosas tenían por escenario un apartamento en el piso 5 de un edificio situado frente a la Plaza Bolívar. “Victoria”, creo que se llamaba el edificio. Juvencio había heredado de su madre el apartamento, luego que ésta se marchara al llano, a raíz de la muerte de su padre. Allí vivían Juvencio, Cordero, cuyo nombre era José pero que todos llamábamos por su apellido, y otro estudiante de derecho llamado Tomás. Aclaro que el apartamento era pequeño con dos habitaciones, una sala, un baño, una cocina comedor y un espacio muy pequeño que fungía de lavandero. Pero en esto que les cuento no hay nada de extraordinario.
Their loving adventures had for scenario an apartment on the 5th floor of a building located in front of the Bolívar Square. “Victoria”, I believe that the building was called. Juvencio had inherited of his mother the apartment, after she left to the plain, soon after his father's death. There lived Juvencio, Cordero whose name was José but that we all called for his last name, and another Law student called Tomás. I clarify that the apartment was small with two rooms, a living room, a bathroom, a kitchen-dining room and a very small space that served as laundry. But in this that I tell you there is not anything extraordinary.

Un sábado, de regreso de un examen de cátedra, decidí acercarme a ver qué proyectaban en un cine que estaba situado frente a la Plaza Bolívar, especializado en películas de Bruce Lee y Kung Fu. En uno de los asientos de la plaza estaban Cordero y Tomás.
One Saturday, returning from a professorship exam, I decided to come closer to see what was projected in a cinema that was located in front of the Bolívar Square, specialized in Bruce Lee and Kung Fu’s movies. Cordero and Tomás were in one of the square seats.

Les pregunté por Juvencio y me dijeron con esa malicia indígena que caracteriza a los estudiantes de Derecho: “Juvencio está con el cocodrilo por fuera”. Pensando que era una broma para hacerme caer en algún juego de palabras con doble sentido, sólo atiné a contestar: “¿Y cómo es eso?
— Mira pa’lla arriba — me señaló Cordero con su mano.
Arriba, por la parte de afuera de la ventana del quinto piso, ondeaba una toalla roja con un gran cocodrilo estampado. Ya saben. La conocidísima imagen de una marca de ropa casual y deportiva.
— ¿Qué pasa? — atiné a preguntar sin entender nada.
— Bueno, que Juvencio está con una muchacha en el apartamento. Y como no quiere que lo molesten, pone la toalla con el cocodrilo para que no subamos.
I asked them for Juvencio and they told me with that indigenous malice that characterizes the law students: "Juvencio is with the crocodile externally”. Thinking that it was a joke to make me fall in some game of words with double sense, I only hit upon to answer: "And how is that?
— Look up there. Cordero pointed out with his hand.
There Up, On the outsider of the window of the fifth floor, waved a red towel with a great stamped crocodile. You already know. The well-known image of a mark of casual and sport clothes.
— What’s happening? I hit upon to ask without understanding anything.
— Well!, that Juvencio is with a girl in the apartment. And since he doesn't want that we bother him, he puts the towel with the crocodile so that we don't go up.

De más está decir que el cocodrilo servía también para Cordero y para Tomás. Sólo que el tiempo para ellos era más reducido, previa consulta con Juvencio. En cambio, para Juvencio no había límite de tiempo. Era el dueño del apartamento.
Muchas veces vi ondear la toalla con el cocodrilo en el último piso de aquel edificio, por lo que no podía dejar de sonreír por la genial ocurrencia de aquellos amigos. Pero como nada dura para siempre, y lo digo no porque se hubiesen graduado y cada uno tomase por su lado, sino porque el dueño del edificio había decidido hacerle la guerra a los inquilinos para sacarlos de allí y vender el edificio a una constructora que quería construir un moderno centro comercial frente a la Plaza Bolívar.
No need to say that the crocodile was serving also for Cordero and for Tomás. Only the time for them was more reduced, previous consultation with Juvencio. On the other hand, for Juvencio there was not limit of time. He was the owner of the apartment.
Many times I saw the towel wave with the crocodile on the last floor of that building, for what I could not stop smiling for the brilliant occurrence of those friends. But as anything lasts forever, and I don’t say it because they have graduated and each one went their own way, but because the owner of the building had decided to make the war to the tenants to take them out of there and to sell the building to a construction company that wanted to build a modern commercial center in front of the Bolívar Square.

Juvencio, Cordero y Tomás, como estudiantes de Derecho prontos a salir, consideraron que la ley los asistía, por lo que conversaron con la mayoría de los inquilinos y se plantaron frente al dueño para expresarles que ni él ni nadie podrían sacarles del edificio, si no lo deseaban. No fue difícil que se cruzaran palabras altisonantes, para dar paso a insultos de todo tipo, poco después. Ese fue el principio del fin de la toalla que ondeaba por encima de la cabeza del Libertador.
Juvencio, Cordero and Tomás, as law students prompt to graduating, considered that the law attended them, for what they conversed with most of the tenants and they stood in front of the owner to express that neither him nor nobody could take them out of the building, if they didn't want it. It was not difficult that they crossed high-sounding words, to open the way to insults of all types, soon after. That was the principle of the end of the towel that waved above the Liberator's head.

Lo primero que se dañó y no fue reparado fue el ascensor. Los inquilinos y los estudiantes de derecho se quejaron con el dueño. Éste se excusó diciendo no tener dinero para su reparación. Luego, fue la rotura de la bomba que subía el agua a la azotea el verdadero acabose.
Esto puso cuesta arriba la decisión de algunas muchachas de subir hasta el apartamento de Juvencio, por lo que cada vez se veía menos la toalla ondeado con el cocodrilo.
A Juvencio, Cordero y Tomás se les hacía cada vez más difícil convencer a las féminas de subir hasta el apartamento. De paso estaba el problema del agua que los muchachos sorteaban subiendo cubetas desde la planta baja.
Poco a poco, el lugar donde Juvencio, Cordero y Tomás compartían su vida, estudiaban y hacían su vida sexual fue menguando hasta, podríamos decir, desaparecer.
Mucho tiempo después, me enteré que los muchachos se habían graduado y que Juvencio había cancelado el contrato de arrendamiento, tomando el camino que mejor les pareció a cada uno de ellos.
Fin de la anécdota
The first thing that was damaged and it was not repaired was the elevator. The tenants and the law students complained with the owner. This apologized saying not to have money for its repair. Then, the break of the water bomb that bomb up the water to the roof was the true end.
This put hill up the decision of some girls of ascending to the apartment of Juvencio, for what every time was seen less the towel waved with the crocodile.
To Juvencio, Cordero and Tomás it was more and more difficult to convince the women of ascending to the apartment. Besides there was the problem of the water that the boys drew lots for taking up buckets from the ground floor.
Little by little, the place where Juvencio, Cordero and Tomás shared their life, studied and made their sexual life was decreasing until, we could say, disappear. A lot of time later, I found out that the boys had graduated and that Juvencio had canceled the lease contract, taking the road that better suit each one of them.
End of the anecdote

Mi comentario:
My comment:

Estando en el primer año de la Escuela de Artes Plásticas hice un ejercicio de composición con algunas de las cosas de la anécdota contada.
Pensé en cosas tan importantes como el agua (en ese tiempo estaba desarrollando una serie de trabajos titulada “Seres de Agua”), y de cómo los muchachos tenían que subirla hasta el quinto piso desde la planta baja, si querían seguir subsistiendo. Como quería hacer algo fantástico pensé en las viejas películas de terror en donde aparecía una criatura llamada “El Monstruo de la Laguna Negra”. Está claro que para semejante criatura el agua es vital. Me la imaginé viviendo en ese apartamento del quinto piso, y teniendo que subir cubos de agua todos los días.
Being I in the first year of the School of Plastic Arts I exercised a composition with some of the things of the told anecdote.
I thought of so important things as the water (in that time it was developing a series of works titled "Beings of Water"), and of how the boys had to go up to the fifth floor from the ground floor, if they wanted to continue subsisting. As I wanted to make something fantastic I thought of the old terror movies where a called creature appeared "The Creature From The Black Lagoon”. It is clear that for similar creature the water is vital. I imagined it living in that apartment of the fifth floor, and having to take up cubes of water every day.

Por otro lado, estaba el hecho de que el ascensor se encontraba descompuesto, por lo que su única vía de acceso eran las escaleras. Con el ascensor averiado, la vida social de ese Monstruo de la Laguna Negra tuvo que irse a pique. Ni pensar en que alguna mujer subiera las escaleras para visitarlo.
Con esto en mente, me puse a trabajar en una escena en donde se aprecia al Monstruo de La Laguna Negra subiendo las escaleras cargando dos cubetas plásticas de agua. Mucho más arriba de las escaleras, se vería, desde la cintura hasta los pies, la parte posterior del cuerpo de una mujer voluptuosa, subiendo dichas escaleras. El monstruo tendría cara de absorto y sorprendido ante la belleza y voluptuosidad de la mujer.
Luego, al rato, me vino el título para la composición: El Monstruo no tiene quien lo visite. Tiene ecos de la novela de Gabriel García Márquez “El Coronel no tiene quien le escriba”, escrita en 1961, pero eso no me importa.
On the other hand, the fact was that the elevator was broken, for what its only access to the stairways. With the damaged elevator, the social life of that Creature From The Black Lagoon went sink. Neither to think in that some woman climbed the stairs to visit him.
With this in mind, I started to work in a scene where is appreciated the Creature From The Black Lagoon climbing the stairs loading two plastic buckets of water. Much above the stairways, it would be seen, from the waist to the feet, the later part of the body of a voluptuous woman, climbing this stairs. The creature would have face of absorbed and surprised before the beauty and the woman's voluptuousness. Then, in a while, it came to me the title for the composition: The Monster doesn't have anybody to visit him. It has echoes of Gabriel García Márquez’s novel "The Colonel doesn't have anybody to write him" , written in 1961, but doesn’t matter.

La Ferretería:
The Hardware Store:

El reto era hacer una composición en dónde no se tuviese que usar las leyes de la perspectiva. Si prestamos atención a los escalones y la barandilla de la escalera notaremos que no hay punto de fuga. En otras palabras, las líneas de la barandilla de la escaleras son paralelas que nunca convergerán.
Esto hace que la imagen se vea plana. La única forma que encontré de disimular esto fue la siguiente:
1. La repetición de los escalones y los travesaños verticales de la escalera crean la ilusión óptica de que vemos una perspectiva formal. Incluso, la barandilla se repite para bajar al piso inferior. Esto acentúa la idea de espacio en la composición.
2. El uso del color para crear profundidad. Las cosas más cercanas tendrían un color más diáfano, mientras que las cosas más alejadas tendrían un ligero tinte azulado y pálido. Esto es lo que se conoce como “Perspectiva Atmosférica o Aérea” y fue definida por Leonardo Da Vinci y utilizada en muchos de sus cuadros. En otras palabras, Leonardo fue el primero en pintar el aire.
3. Utilizar un elemento en la composición que distrajera la atención. Bueno. En este caso hay dos: El monstruo de la Laguna Negra y la figura femenina que sube las escaleras.
Los cuatro “Puntos de Oro” de la composición están ocupados por los siguientes elementos:
1. La cabeza del Monstruo
2. Las asentaderas de la dama que sube las escaleras
3. Las dos cubetas de color amarillo contentivas del vital líquido
4. Los zapatos de la dama
De ellos consideré que las asentaderas de la dama serían el elemento que mas distrajera. Las dibujé grandes y asigné el color rojo a la falda, así como a los zapatos. Reconozco que es un ardí barato, pero no quería que se notara la falsa perspectiva.
The challenge was to make a composition where one doesn't have to use the laws of the perspective. If we pay attention to the steps and the handrail of the stairway we will notice that there is not vanishing point. In other words, the lines of the handrail of the stairways are parallels that will never converge.
This makes that the image is flat. The only form that I found of hiding this was the following:
1. The repetition of the steps and the vertical crosspieces of the stairway create the optic illusion that we see a formal perspective. Even, the handrail repeats to go down to the inferior floor. This accentuates the space idea in the composition.
2. The use of the color to create depth. The nearest things would have a more well-lit color, while the far away things would have a blued slight tint and pale. This is what is known as “Atmospheric or Air Perspective" and it was defined by Leonardo Da Vinci and used in many of his works. In other words, Leonardo was the first one in painting the air.
3. To use an element in the composition that distracted the attention. Well!. In this case there are two: The Creature From The Black Lagoon and the feminine figure that climbs the stairs.
The four "Golden Points" of the composition are occupied by the following elements:
1. The Creature's head
2. The lady's buttocks that climbs the stairs
3. The two yellow buckets with the vital liquid
4. The lady's shoes
Of them I considered that the lady's buttocks would be the element that distracted more. I drew them big and I assigned the red color to the skirt, as well as to the shoes. I recognize that it is an cheap trick, but I didn't want that the false perspective was noticed.

Empecé realizando un boceto a lápiz de la ilustración, luego pasé el dibujo en limpio para terminar entintándolo. Vinieron las conocidas etapas de Digitalización, Limpieza, vectorización y coloreado. Utilicé la Suite de CorelDraw 12: Photopaint 12 para limpiar la imagen de pequeñas marcas o suciedades que registra el scanner. CorelTrace 12 para vectorizar la imagen digitalizada en modo blanco y negro y CorelDraw 12 para hacer el trabajo de composición final y coloreado.
Tiempo empleado en la realización del proyecto: 9 horas.
Decidí hacer esta ilustración para la portada de un libro, siguiendo la línea editorial de una serie titulada “Colección CF Humor” para una supuesta casa editora, “Siverio SF”. Dicha serie trataría sobre Ciencia Ficción humorística. El sello de la colección sería una caricatura de una niña extraterrestre enfadada. Esto crea la interrogante de por qué una serie de Ciencia Ficción de humor tiene una imagen de un personaje enfadado. Lo hice por dos razones. Introducir a Celeste, un personaje creado por mí, y la otra razón porque me parece un cliché el utilizar una cara cómica riendo cada vez que se habla de humor. Celeste es una niña alienígena que corre muchas aventuras por el universo en compañía de su hermano mellizo Cosmos.
El título del libro tendría un tamaño y un color que haría que se destacara con respecto al nombre del autor del relato, que aparece más abajo.
Para terminar firmé con mi correo electrónico.
Eso es todo. Espero que guste.
I began carrying out a pencil sketch of the illustration, then I passed the drawing in clean to finish inking it. The well-known stages of scanning, cleaning, vectorization and coloring came.
I used the Suite of CorelDraw 12:
Photopaint 12 to clean the image of small marks or dirts that registers the scanner.
CorelTrace 12 to turn in vector the image digitized in white and black mode and CorelDraw 12 to make the final and coloring composition work.
Time used in the realization of the project: 9 hours.
I decided to make this illustration for the cover of a book, following the editorial line of a series titled "Collection CF Humor" for a supposed house publisher, "Siverio SF." This series would try on humorous Science fiction. The seal of the collection would be a cartoon of an extraterrestrial angry girl. This believes the query of why a series of Science fiction of humor has an image of a angry character. I made it for two reasons. To introduce Celeste, a character created by me, and the other reason because it looks to me a cliche to use a comical face laughing whenever one speaks about humor. Celeste is an alien girl that runs many adventures around the universe in company of her twin brother, Cosmos.
The title of the book would have a size and a color that would make it stand out with regard to the name of the author of the story that appears below.
To finish I signed with my email.
That is everything. I hope it likes.

martes, 9 de diciembre de 2008

Tutorial: Cómo se hizo la imagen "Naves sobre el Desierto"


Tutorial: Cómo se hizo la imagen "Naves sobre el Desierto"
Las ilustraciones y este tutorial se hicieron para http://forjadores.net/ y se encuentran en el siguiente enlace:

http://www.forjadores.net/index.php?option=com_content&task=view&id=1579&Itemid=77

A principios de mayo del 2006, le envié a Susana Sussman una imagen basada en la foto que encabeza este artículo. La fotografía había sido tomada por mí en las vacaciones de Semana Santa en Paraguaná, Estado Falcón, Venezuela.
Como puede observarse, estas cinco naves de un color verde musgo muy obscuro, volaban sobre la Península de Paraguaná procedentes de mar abierto. Me encontraba en ese entonces pasando unos días en casa de una familia amiga mía.
Estaba tomando unas fotografías al paisaje xerófito, que tanto me encanta, hasta que de pronto aparecieron esas extrañas naves volando hacia el noroeste.
Lo que sentí en ese momento fue una sensación de absurdo, de no estar viviendo esa situación, de estar en un sueño. Sólo después de un breve instante es que me percaté que era real.
Aunque no es la primera vez que veo un OVNI, esta vez me sorprendió ver tantas naves extraterrestres y tan grandes. Sentí, después de la sensación inicial del absurdo, que mi pulso se aceleraba. Mis piernas se vieron inyectadas con un fuerte flujo de sangre (una vieja herencia de los dinosaurios, correr en los momentos en que uno se siente amenazado ante un peligro), además de un fuerte deseo de buscar un refugio para esconderme.
Logré controlar mis impulsos primitivos para alcanzar a tomar una sola foto, porque en mi desesperación de querer tomar otras fotografías, tiré de la palanca bobinadora de mi vieja Pentax k1000 (un modelo de principios de los años 70 del siglo XX), con tanta fuerza, que reventé la película.
Las naves pasaron con la rapidez de una exhalación, volando en formación hacia el noroeste y adentrándose en el territorio, hasta que ya no pude verlas. Era alrededor de las tres de la tarde. Había salido a tomar fotografías al paisaje paraguanero, caminando dos kilómetros desde la casa de mis amigos hasta el lugar donde tomé esa imagen, de modo que me encontraba solo. Pasada la excitación inicial y un poco más calmado, regresé caminando a la casa de la familia que me hospedaba.
Pasé dos días más, antes de regresar a Valencia, investigando por mi cuenta si alguien había visto algo. La investigación resultó ser tiempo perdido.
De regreso en Valencia, llevé la cámara a Alcídes Ortega, un experto fotógrafo amigo mío, para ver cómo podíamos salvar el rollo en su laboratorio de revelado. No hubo problemas con la extracción de la película rota. En el cuarto oscuro fue posible rescatar la película sin daños mayores.
Estuve pensando en lo sucedido varios días. Había algo que me perturbaba y era esa extraña sensación de que esas naves extraterrestres parecían enormes destructores de una fuerza espacial. Me recordaba a los barcos de la marina de guerra de las viejas películas vistas en el cine y la televisión. Sus torretas cañoneras, sus cuatro chimeneas por donde no salía ningún humo y ese delgado mástil en su parte posterior, me decían que había cierta afinidad con el diseño de nuestros barcos de guerra. Las naves parecían estar hechas, sin embargo, de un material que oscilaba entre cuarzo y algún otro material rocoso, con esa extraña coloración verde.
Me dediqué a buscar en Internet fotografías e imágenes de barcos de guerra que tuvieran un diseño parecido a las naves que había visto. Presento a continuación algunas imágenes que me desconcertaron.
Figura 1. «El Córdoba», destructor de la armada argentina, con tres calderas (tres chimeneas) y cuatro cañones emplazados en la cubierta, además de dos mástiles.

Figura 1. «El Córdoba», antiguo destructor de la armada argentina.


Figura 2. Un viejo destructor estadounidense con una extraña leyenda: «Destroyer Laying Down Smoke Screen» (Destructor Dejando una Estela de Humo). Podemos observar que tiene cuatro calderas, tres torretas cañoneras y un sólo mástil. Nos estamos acercando al diseño de las naves que había visto en Paraguaná.

Figura 2. Un viejo destructor estadounidense con la leyenda «Destroyer Laying Down Smoke Screen».


Figura 3. Destructor Alemán de la Segunda Guerra Mundial, también de cuatro calderas y un mástil. Otro diseño parecido.

Figura 3. Destructor alemán de la Segunda Guerra Mundial.

Figura 4. El viejo destructor inglés de la Segunda Guerra Mundial, el HMS Fearless. Con cuatro potentes calderas y un inmenso mástil. Esta imagen me decía que no había dudas al respecto. Las naves que había visto en el cielo de Paraguaná eran naves de guerra. El imponente tamaño de esta nave me hizo pensar en la teoría expuesta por Arthur C. Clark en su libro «2001, Una Odisea del Espacio» (Recordando que Clark primero escribió el guión cinematográfico junto con Stanley Cubrick para la famosa película homónima) según la cual naves extraterrestres realizaron implantes mentales en los primeros homínidos que existieron hace millones de años. Aquellos primeros seres de principios de la evolución desarrollaron el arte de la guerra, a través de toda la historia humana, con «moldes mentales» previamente fijados por estos seres extraterrestres. Nuestros destructores, las naves de guerra de las armadas del mundo, se parecían con bastante aproximación a las extrañas naves que había visto aquella Semana Santa del año 2006.

Figura 4. El HMS Fearless, buque inglés de la Segunda Guerra Mundial.

Claro que había cosas que no estaban claras. Nuestras naves de guerra tenían grandes chimeneas porque quemaban carbón para poder navegar. Pero las naves que había visto tenían cilindros de los cuales no salía ningún humo. ¿Acaso algún tipo de «motor» para navegar por el espacio profundo? ¿Qué tipo de energía impulsa a esas naves? (Ver Figura N° 5).

Figura 5. Detalle de la foto tomada en Paraguaná.

Por otra parte, los mástiles de nuestras naves sólo sirven como torres de comunicaciones, ya que estos no poseían velas como en el pasado. Eso nos hace pensar que esas naves también utilizan algún tipo de comunicación parecida a la desarrollada por los humanos. Podemos concluir entonces que esos mástiles son para la comunicación entre ellas.
Otro detalle es que nuestros barcos tienen una forma estilizada para cortar el agua en su desplazamiento. Pero una nave espacial puede tener la apariencia de una vieja máquina de coser «Singer», sin que tenga la necesidad de cortar el vacío del espacio profundo. Como si fuera poco, estaban aquellas extrañas torretas con cilindros como cañones. Esto seres pueden ser una raza alienígena de paso por nuestro planeta, en misión de exploración. Puede ser también que es la misma civilización que nos visitó hace millones de años. Parece que comenzó la invasión y ya están entre nosotros.
Lo cierto fue que después de aquella investigación dejé reposar el asunto. Primero porque uno vuelve a sus obligaciones, al trabajo diario y a la cotidianidad. Y en segundo lugar porque resultaba perturbador pensar qué estarían haciendo estos guerreros extraterrestres en aquel momento. Por mi salud mental y la de mi familia, decidí apartar el tema.
Una tarde de domingo, después del almuerzo, buscando entre unos papeles, encontré la foto que había tomado. Mirándola decidí llevarla a las técnicas infográficas 3D (Tercera Dimensión) por medio de un programa que estaba empezando a utilizar en aquel entonces. El programa en cuestión es LightWave 3D, y se ha empleado en infinidad de películas y series de televisión como Sim City, Inteligencia Artificial, Final Fantasy, Los Expedientes Secretos X, Titanic, y un largo etcétera.
Puse la foto a mi lado y sentado frente al computador empecé el modelado de una de las naves. Luego de mirar un rato la fotografía caí en cuenta que no había cambios, ni siquiera leves, de una nave a otra. Todas parecían pertenecer al mismo modelo, por lo que mi trabajo se reducía a representar en 3D una de dichas naves. Regla en mano medí proporciones y anoté tamaños para empezar el dibujo en LightWave 3D. Esa noche del domingo dejé el trabajo inconcluso. No fue sino hasta el miércoles de la semana siguiente que lo pude terminar.
En la Figura N° 6 tenemos una captura de pantalla con la nave sólo definida con líneas, sin ninguna textura aplicada. No pude ver si las naves tenían torretas cañoneras del lado de estribor, pero supongo que sí. De modo que puse una torreta del lado de estribor.

Figura 6. Nave extraterrestre sin textura aplicada.

La nave tiene cuatro cañoneras: Una en la parte superior de la proa, en lo que podríamos llamar la cubierta, como en el destructor argentino. Otra torreta está localizada en la parte inferior de la popa. Esto se entiende, puesto que al desplazarse por el espacio, la nave necesita un punto de defensa en su parte baja. Dos torretas situadas a babor y a estribor para defender los flancos de la nave.
Por último agregué el quinto cilindro, de radio menor al de los otros cuatro cilindros, y el mástil de comunicaciones de popa.
Lista la parte de modelado, pasé al texturizado, Figuras 7 y 8. Para las torretas y el cilindro de popa utilicé un metal de color más obscuro que el resto de la nave. Luego busqué darle un color verde obscuro a toda la nave para que se viera como metal herrumbroso. La idea era que las naves se vieran desgastadas por los viajes interestelares y los tantos lugares que habían visitado. Pero esto debía ser sólo en apariencia, puesto que quería que el material de que estaban hechas se viera como si fuese auto curable, que se regenerara como nuestra piel.

Figura 7. Nave extraterrestre con textura aplicada.

Figura 8. Nave extraterrestre vista desde diferentes ángulos.

Hice un montaje rápido de una de estas naves navegando por un escenario virtual de una galaxia, con tres potentes soles iluminando la escena. Ver Figura 9.

Figura 9. Nave extraterrestre surcando la galaxia.

Como deseaba recrear el ambiente paraguanero, es decir tierra semidesértica con plantas xerófitas (cactos), busqué fotografías de estas plantas. Encontré lo que se muestra en la Figura 10.

Figura 10. Dos tipos de cactos.

Estas plantas fueron integradas al paisaje de la imagen que quería componer. Luego de probar con diferentes arreglos y posiciones de estas plantas, decidí eliminar el cacto de la derecha, puesto que el de la izquierda daba una sensación de elevación mucho mayor. El resultado es mostrado en la Figura 11. Esta fue la imagen que le entregué a Susana Sussman para que fuera utilizada en el Taller de Los Forjadores. Agregué cuatros cactos gigantes que se alzan hacia el cielo, en actitud de combate frente a las naves que invaden un planeta desierto, en el cual sobreviven sólo estas plantas. Coloqué además cinco naves extraterrestres. Al ser todas iguales se deduce que vienen en grupo y que representan algo así como una flota interestelar. Se adivina, por sus cañones, que son naves de combate y que sus intenciones son de conquista.

Figura 11. Naves cruzando el desierto.
Luego, agregué de fondo un cielo con dominantes de amarillos y naranjas para hacer énfasis en lo cálido del planeta. El cielo puede representar un amanecer o un atardecer. Eso no está definido. Agregué también un sol con un potente brillo que produce reflexiones muy atractivas en el lente de la cámara . Al terminar de hacer el render de la Figura 11, pasé a hacer un ajuste de color con los programas de retoque digital mencionados al final.
En la Figura 12 se muestra una captura a pantalla completa que muestra el escenario con los diferentes elementos dispuestos en los lugares correspondientes para crear la escena mencionada anteriormente.

Figura 12. Captura de pantalla para mostrar el escenario.

Programas utilizados:
CorelDRAW 12
Corel Photo Paint 12 y Adobe Photoshop CS3
LightWave 3D 9
Eso es todo.
Más nada.

Ramón Siverio

viernes, 5 de diciembre de 2008

Cómo se hizo “Nave-Colibrí” de Ramón Siverio


Cómo se hizo “Nave-Colibrí” de Ramón Siverio
La ilustración se hizo para http://forjadores.net/

Mi comentario:
En el relato de Marina Dal Molin, Gotitas de agua, hay una metáfora de unos colibríes que Alina, una niña muy imaginativa y soñadora, imagina como las naves que vuelan sobre el desierto (por favor, ver el Cómo se hizo del relato Gotitas de agua, de Marina Dal Molin). Imaginé una nave alienígena con forma de colibrí que conservaba algunos rasgos de las naves que vuelan sobre el desierto.

La joyería:
Empecé por modelar la nave-colibrí en mi programa preferido de realidad virtual, LightWave 3D 9.2. La elaboración del modelo me llevó, desde el concepto hasta la realización, unas cuatro horas. Me tardé un poco en la elección de los elementos de la nave y el colibrí que se conjugarían. El resultado es lo que ven en la imagen. Luego decidí aplicarle una textura de un metal altamente reflectante. Algo como cromo o níquel.
Luego pasé a realizar el fondo. Coloqué la nave-colibrí en un cielo de tonos amarillos y naranjas, cargado de nubes y que pareciera un atardecer. Agregué unos cactos y unas montañas en segundo plano (para las montañas, favor leer el cómo se hizo de En las inmensas soledades, de Enrique Layna). Aquí utilicé unas montañas bajadas de Internet. Hice un render del conjunto y lo guardé en formato JPG.
Por último agregué mi correo electrónico al render realizado.
Eso es todo. Espero les guste.

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Cómo se hizo “Culpable o inocente” de Germán Castaño


Cómo se hizo “Culpable o inocente” de Germán Castaño
La ilustración del relato de Germán Castaño se hizo para http://forjadores.net/

Mi comentario:
El relato de Germán Castaño me recordó a las viejas estructuras narrativas (pero no por ello menos eficientes) de las películas de Alfred Hitchcock. En especial la de “Noth By Northwest” (que en España se tituló “Con la Muerte en los Talones”). En especial los siguientes pasajes.
“… la imagen de una linda joven que nos dejó sin aliento. Su belleza resaltaba sobre esa mole de gente que se aglomeraba en la cafetería pidiendo a gritos su desayuno. Él la atendió de una forma tan amable como nunca lo había hecho y presuroso atendía sus peticiones, dejando incluso de lado a los demás clientes que lo solicitaban.
Luego de que ella pagara la cuenta, él habló con su jefe y le pidió un momento de descanso, el cual aprovechó para salir tras aquella chica. Oculto entre la gente la siguió por varias calles hasta que la vio entrar a un edificio de apartamentos. Esperó un momento y desde afuera la miró saludar amablemente al portero y subir a lo que parecía ser su hogar…”
Con esto en mente, me pareció excelente ubicar la escena de la chica sentada en una mesita del café. Aquí cambié la cafetería del relato por un café parisino al aire libre con jardineras y todo. El camarero que sigue a la chica por la ciudad debería, según mi criterio, aparecer sin mostrar su rostro.

La Carpintería:
Pasé a realizar un boceto a lápiz, el cual digitalicé a una resolución de 100 dpi (no era necesario una buena resolución puesto que sólo lo usaría como plantilla para dibujar). Luego de abrir el paquete de dibujo vectorial CorelDraw 12 coloqué el dibujo digitalizado de fondo y empecé a “calcar” encima con la herramienta “lápiz mano alzada”. Al camarero lo puse en primer término, pero cortando su rostro en la esquina superior izquierda. Coloqué un lunar en su cara para indicar sus oscuras intenciones. La bandeja sirve para realzar a la chica que aparece al fondo de la imagen. El título del relato (Culpable o Inocente), hecho con una letra tosca, está desalineado, y conectado con la bandeja en el sentido de que el camarero pareciera “tener poder” sobre la vida o la muerte de la chica. La bandeja recuerda a la balanza de la justicia, pero en este caso, el juez es un asesino. La chica (una flapper de los años 20 del siglo pasado) está sentada de espaldas al observador tomando un refresco con pitillo. Por último coloqué unos setos para crear el escenario del café. Estos setos son los únicos elementos que fijan la acción en un café al aire libre.
El estilo del dibujo para esta ilustración es muy sobrio, y deja poco a la imaginación. Eso se logra ocultando los rostros de los protagonistas, para crear una atmósfera de suspenso. Debajo del título “descuadrado” del relato coloqué el nombre del autor, cuidando que fuera lo suficientemente importante sin desplazar en atención al título. Luego cree un sello editorial, “Siverio-Terror” y el logotipo de una colección titulada “Serie Pánico” en la que se ve el rostro de lo que parece un mandril asustado, para indicar el miedo primario.
Por último, firmé la obra con mi correo electrónico.
Eso es todo. Espero les agrade.

lunes, 1 de diciembre de 2008

Cómo se hizo “Gotitas de agua” de Marina Dal Molin


Cómo se hizo “Gotitas de agua” de Marina Dal Molin
La ilustración del relato de Marina Dal Molin se hizo para http://forjadores.net/ y dicho relato se encuentra en el siguiente enlace:

http://forjadores.net/index.php?option=com_content&task=view&id=1586&Itemid=77

Mi comentario:
El relato de Marina Dal Molin, Gotitas de agua, me resultó, en verdad, hermoso, además de cargado de imágenes evocadoras y poéticas. Decidí tomarle la palabra y tratar de hacer una imagen que resultase con una carga de esa poética que se encuentra en el cuento La mancha de humedad, de Juana de Ibarborou (del cual Marina Dal Molin tomó alas), mezclada con los elementos básicos de la metáfora original: Naves cruzando en desierto.
Para este trabajo, luego de leer dos veces el relato, tomé como marco referencial los últimos dos párrafos:
“Y Alina vivía, y también soñaba en sus años de princesas, mientras que arrodillada en la alfombra verde de pasto que estaba en el jardín de su casa, contemplaba embelezada las gotas que quedaban en las hojas de las flores, gotas que se transformaban en la bola de cristal de una hechicera, capaz de crear todos los mundos que cupieran en su mente tan solo con que abriese los ojos.
Eran esas mismas gotitas que los colibríes bajaban a beber, y que ella imaginaba, eran naves, naves que se bebían sus mundos y los transportaban junto con su gente y sus sueños, naves que viajaban por el mundo, que volaban sobre los mares, que volaban sobre el desierto”.
Bueno. Está claro. Alina es una niña muy imaginativa y soñadora. Decidí darle un aire angelical. Pensé en Shirley Temple (una actriz infantil del cine estadounidense de los años 30) y en El Nacimiento de Venus, el famoso cuadro de Alessandro Botticelli.
Luego está la metáfora de los colibríes que Alina imagina como las naves que vuelan sobre el desierto. El problema estaba en cómo conectar a las naves con los colibríes. Había que buscar un elemento que sirviera de hilo conductor entre el ave de carne y hueso y el ave de metal. La idea vino como la conjunción de una cosa con la otra. Imaginé la nave con forma de colibrí. Lo demás vino solo.
La imagen quedó de la siguiente manera: Alina observa a un colibrí chupando de una flor de su jardín, mientras lo imagina como una nave de las tantas que “bebían sus mundos y los transportaban junto con su gente y sus sueños, naves que viajaban por el mundo, que volaban sobre los mares, que volaban sobre el desierto”.

La carpintería:
Empecé por modelar la nave-colibrí en mi programa preferido de realidad virtual, LightWave 3D 9.2. La elaboración del modelo me llevó, desde el concepto hasta la realización, unas cuatro horas. Me tardé un poco en la elección de los elementos de la nave y el colibrí que se conjugarían. El resultado es lo que ven en la imagen. Ver también la imagen Nave-colibrí en esta galería.
Luego pasé a realizar el fondo. Coloqué las naves originales en un cielo de tonos amarillos y naranjas. Agregué unos cactos y unas montañas en segundo plano (para las montañas, favor leer el cómo se hizo de En las inmensas soledades, de Enrique Layna). Aquí utilicé unas montañas bajadas de Internet. Hice un render del conjunto y lo guardé en formato JPG.
Ahora pasamos a trabajar en 2D, utilizando la Suite de CorelDraw 12. Seguimos los mismos pasos de ilustraciones anteriores: Boceto a lápiz, entintado, digitalizado, vectorizado y coloreado. Por favor, ver el cómo se hizo del relato de Jaime Hernández de la Mora, Leidna y Lem. Los programas utilizados fueron: Photopaint 12, CorelTrace 12 y CorelDraw 12, de la Suite de CorelDraw 12. Justo en ese orden. Tiempo empleado en la realización del proyecto (junto con el diseño de la nave-colibrí): 9 horas.
Al final, agregué un desenfoque de movimiento en las alas del colibrí con Photoshop CS3, para que parezca que se encuentra aleteando en el aire.
Luego regresé a CorelDraw 12 para agregar vectorialmente los demás detalles de la imagen. Me plantee hacer la cubierta de un libro. Agregué detalles como el nombre de la autora destacado y el nombre del relato en otro color para diferenciarlos.
También agregué un sello editorial inventado por mí y el nombre de la colección “Science-Fiction”. Por último agregué mi correo electrónico.
Eso es todo. Espero les agrade.

domingo, 30 de noviembre de 2008

Cómo se hizo “Leinad y Lem” de Jaime Hernández de la Mora


Cómo se hizo “Leinad y Lem” de Jaime Hernández de la Mora
La ilustración del relato de Jaime Hernández de la Mora se hizo para http://forjadores.net/ y dicho relato se encuentra en el siguiente enlace:

http://forjadores.net/index.php?option=com_content&task=view&id=1570&Itemid=77

Mi comentario:
El relato de Jaime Hernández de la Mora, Leinad y Lem, me encantó. De este trabajo extraje los personajes que consideraba eran los más importantes para la ilustración: A saber:
Leinad: Joven mujer, no se dan más datos sobre su fisonomía
Lem: Niño de seis años, de cabellos rubios.
Humanoides: De extremidades más delgadas que lo normal y la cabeza grande.
La parte del relato que tomé para ilustrar fue cuando los humanoides tienen a Leinad y a Lem metidos en unos tubos de probeta llenos de un gel que servía para varias cosas. Imaginé una escena en donde teníamos a Leinad y a Lem en unas especies de cápsulas en estado de semiinconsciencia, mientras un humanoide, parado frente a una mesa de controles, vigilaba los signos vitales del niño y la mujer.
Para el niño, Lem, no tuve problemas. Dibujé un niño de cabellos rubios y un poco rollizos.
Para el humanoide me inspiré un poco en la fisonomía popular de los extraterrestres que encontramos en la literatura fantástica. La indumentaria la diseñé pensando un poco en los atuendos de los Egipcios, por aquello de que eran una civilización que vivía en el desierto, en las riveras del río Nilo.
Para Leina, como la información era tan escasa, decidí darle una personalidad fuerte y poco ortodoxa para una heroína. Para ella me inspiré en la escritora de Ciencia Ficción Octavia Butler. De su serie Xenogénesis, de los años 80, Butler cuenta sobre unos alienígenas Onankali que visitan una Tierra desvastada para intentar salvar unos cuantos genes útiles. Una mujer negra es elegida como contacto entre los alienígenas y los frágiles restos de la humanidad. Al final, los Onankali crean una sociedad transformada. La sociedad salvada no está a gusto en el nuevo planeta, ya que los alienígenas no permiten que lo vuelvan a destruir con contaminación, bombas atómicas y maldad humana. El rostro y el cabello de Leinad son los de Octavia Butler. Para el cuerpo decidí dotar a Leinad de una fisonomía atlética, como corresponde a muchas mujeres de su raza.

La carpintería:
Empecé realizando un boceto a lápiz de la ilustración, luego pasé el dibujo en limpio para terminar entintándolo. Vinieron las conocidas etapas de Digitalización, Limpieza, vectorización y coloreado. En esta oportunidad sólo utilicé el programa de dibujo vectorial CorelDraw 12. Favor ver el “Cómo se hizo” de El Museo de los Sueños verdaderos, de Néstor Darío Figueiras). Allí también hablo sobre los programas a utilizar, que fueron: Photopaint 12, CorelTrace 12 y CorelDraw 12, de la Suite de CorelDraw 12. Justo en ese orden. Tiempo empleado en la realización del proyecto: 9 horas.
Como ya he realizado varias portadas de cómic por este mismo estilo, decidí hacer esta ilustración siguiendo la línea editorial de una supuesta serie titulada Relatos Maravillosos. Debajo del título de la serie agregué el título del cómic (Leinad y Lem), el sello editorial (Ramón Siverio), el número y la fecha de la publicación; y el código de barras para darle un aire actual.
Para terminar firmé con mi correo electrónico.

sábado, 29 de noviembre de 2008

Cómo se hizo “El vestigio” de Carlos Enrique Saldivar


Cómo se hizo “El vestigio” de Carlos Enrique Saldivar
La ilustración del relato de Carlos Enrique Saldivar se hizo para http://forjadores.net/ y dicho relato se encuentra en el siguiente enlace:

http://forjadores.net/index.php?option=com_content&task=view&id=1574&Itemid=77

Mi comentario:
El relato de Carlos Enrique Saldivar, El vestigio, lo enmarco dentro de la impecable narrativa de figuras de la Ciencia Ficción como Arthur C. Clarke. En especial su libro Cita con Rama. Una joya de la Ciencia Ficción.
Luego de leer el relato busqué los elementos más importante del mismo. Sin duda eran tres: Los extraterrestres Rac y Mid, que Saldivar describe como “de manos escamosas de tres dedos, seis extremidades, de enorme nariz en forma de pico, boca repleta de colmillos, piel gris y ojos de color azul diamantino”. El elemento faltante era el libro, el vestigio.
En el relato encontré lo siguiente:
“Rac dejó el hallazgo en la cápsula esférica transparente, no podía dejar de observar aquellos símbolos que definitivamente querían decir algo. Su ser entero se sobresaltó. No cesaba de contemplar aquel objeto, libro, vestigio que les diría la gran verdad de ese mundo perdido más allá de toda razón cósmica. Toda la historia estaba contenida ahí, en aquellos extraños símbolos de la cubierta”.
Se me ocurrió que una buena imagen sería ubicar a los extraterrestres observando al libro dentro de la cápsula transparente en que lo habían colocado. Con esto, ya tenemos la portada del cómic.

Carpintería:
Empecé realizando un boceto a lápiz de la imagen, luego pasé el dibujo en limpio para terminar entintándolo. Vinieron las conocidas etapas de Digitalización, Limpieza, vectorización y coloreado. En esta oportunidad sólo utilicé el programa de dibujo vectorial CorelDraw 12. Favor ver el “Cómo se hizo” de El Museo de los Sueños verdaderos, de Néstor Darío Figueiras). Allí también hablo sobre los programas a utilizar, que fueron: Photopaint 12, CorelTrace 12 y CorelDraw 12, de la Suite de CorelDraw 12. Justo en ese orden. Tiempo empleado en la realización del proyecto: 8 horas.
Coloqué a los dos extraterrestres de cuatro brazos y dos piernas frente a la cápsula esférica mientras observan el libro que decidieron salvar como vestigio de nuestra civilización. La estética de cómic la logré incluyendo el nombre de la publicación (Relatos Maravillosos), el título del relato (El vestigio), el sello editorial (Ramón Siverio), el número y la fecha de la publicación; y el código de barras para darle un aire actual.
Para terminar firmé con mi correo electrónico. Eso es todo.
Espero les guste.

viernes, 28 de noviembre de 2008

Cómo se hizo “El orden de las cosas” de Chinchiya


Cómo se hizo “El orden de las cosas” de Chinchiya
La ilustración del relato de Chinchiya se hizo para http://forjadores.net/ y dicho relato se encuentra en el siguiente enlace:

http://forjadores.net/index.php?option=com_content&task=view&id=1578&Itemid=77

Mi comentario:
El relato de Chinchiya, El orden de las cosas, me encantó por los lejanos ecos a esa Ciencia Ficción familiar que aparece en algunos libros de Robert A. Heinlein, como en La Luna es una cruel amante. Algo hermoso sin duda.
Para Chinchiya la imagen de las Naves sobre el desierto le hablaban de alguien mirando por una ventana, observando una formación de naves volando, como si fuesen una bandada de aves migrando al sur. Decidí tomarle la palabra y luego de leído el relato me encontré con una oración que me cautivó:
“Nuestros hijos son adolescentes; nuestra hija, aún una niña”.
Esto lo dice el personaje que narra la historia en el relato de Chinchiya. Esa hija, que aún es una niña, me inspiró para representarla mirando por la ventana a las naves que regresan de la guerra. Y es que no hay nada más reconfortante para el espíritu humano que oír decir a alguien, ya sea por radio o televisión, “La guerra ha terminado”.
La niña mira por la ventana porque sabe que su madre regresa en una de esas naves luego de la guerra. Ella es la generación de relevo. Su madre es su ídolo y ansía algún día ser como ella.
La imagen me resultó deslumbrante desde un principio, a la vez que poética y soñadora. Una niña, Chinchiya, se asoma por la ventana y ve a las naves retornar a casa. Su ser más querido se encuentra en una de esas naves.

El laboratorio:
Luego de hacer un boceto a lápiz de la imagen, pasé el dibujo en limpio para después entintarlo. Vinieron las conocidas etapas de Digitalización, Limpieza, vectorización y coloreado que describo en varias ilustraciones hechas anteriormente (ver el “Cómo se hizo” de El Museo de los Sueños verdaderos, de Néstor Darío Figueiras, por ejemplo). Allí también hablo sobre los programas a utilizar, que fueron: Photopaint 12, CorelTrace 12 y CorelDraw 12, de la Suite de CorelDraw 12. Justo en ese orden.
Para las naves y el cielo utilicé mi programa de 3D favorito, LightWave 3D 9.2. Luego de generar la imagen en el render, guardé dicha imagen en formato JPG para usarla más tarde.
Pensé en hacerle al relato de Chinchiya una portada de un libro. Cree un sello editorial propio y una colección especial para ese relato, “Colección Forjadores”. Destaqué el nombre del relato en primer lugar y luego el nombre de su autora en segundo lugar. Armé todo encima de la imagen y firmé con mi correo electrónico.
El trabajo se llevó alrededor de 8 horas de ejecución en total. Recomiendo la lectura del relato de Chinchiya para una mejor apreciación del proceso creativo aquí descrito.
Esto es todo. Que lo disfruten.

jueves, 27 de noviembre de 2008

Cómo se hizo “Invasores” de Federico G. Witt


Cómo se hizo “Invasores” de Federico G. Witt
La ilustración del relato de Federico G. Witt se hizo para http://forjadores.net/ y dicho relato se encuentra en el siguiente enlace:

http://forjadores.net/index.php?option=com_content&task=view&id=1577&Itemid=77

Mi comentario:
El relato de Federico G. Witt me resultó muy divertido. Quedé con la sensación de que había estado sonriendo mientras lo leía. Con eso en mente, le tomé la palabra a su autor y quise reflejar “algo” de lo que él mismo expone como experiencia:
“Imaginé a los personajes que tripulaban los buques de aquella armada como unos tipos alienígenas humanoides, bajitos y cabezones, ataviados con uniformes muy recargados, similares a los de los oficiales de la casa de Atreides en Dune. Además serían excéntricos, sin duda; incluso su lenguaje debería reflejar cierta afectación. Entre aquellas naves habría un buque insignia, donde iría el almirante, y ése me pareció el lugar idóneo donde centrar el desarrollo de la historia”.
Ya de entrada me había planteado que se debía reflejar sobre todo lo de “ataviados con uniformes muy recargados” y “excéntricos”. En el relato tenemos a tres personajes:
Almirante Lloam-el: Almirante del Buque Insignia.
Segundo oficial del buque insignia: Un tipo de voz chillona a quien el almirante despreciaba, y no sólo por su odiosa manía de entrometerse cuando nadie le había pedido su opinión.
Capitán Taili-el: Capitán del Buque Insignia. Educado en la más rancia de las academias de caballeros del imperio el-liano y conocedor de la escasa simpatía que profesaba el almirante por aquel subordinado.
Pasemos ahora a la construcción de los personajes. Para el personaje del segundo oficial me inspiré en la película “Blade Runner”. Como se recordará J. F. Sebastián, un ingeniero genético de la corporación Tyrrel, acostumbraba a construir “juguetes genéticos” para que lo acompañaran en su habitación de un viejo edificio venido a menos: The Bradbury. Uno de sus juguetes preferidos es un enano vestido de militar prusiano que lo recibe cada vez que Sebastian llega a casa. Este personaje me sirvió de inspiración para el segundo oficial. Con esto ya tenía también la forma “Excéntrica” como vestirían el almirante y el capitán.
Tanto al almirante como al capitán los imaginé con una espesa barba. Blanca para el almirante (para reflejar su experiencia al frente de la VIII flota imperial el-liana) y negra para el capitán (un tipo educado a la manera clásica). Me vino de perlas no agregarle barba al segundo oficial, porque así se nota más lo imbécil que es. Sí le agregué un bigote “en puntas” al estilo Dalí para que se notara su excentricidad.
Como Federico G. Witt sitúa la acción en el puente de mandos del buque insignia era necesario imaginar cómo sería ese puente de mandos. Pensé en agregar controles, pero esto me parecía muy obvio. Preferí añadir pantallas de video que presentaran el panorama del planeta que los el-lianos ivan a invadir. Agregué, además conexiones y tuberías que reflejaran esa excentricidad que debían reflejar sus tripulantes.
Listo. Ya tenemos los ingredientes. La cosa quedó de la siguiente manera: En el puente de mandos del buque insignia de la VIII flota imperial el-liana, el Almirante Lloam-el y el Capitán Taili-el discuten las acciones a seguir para destruir al enemigo que se visualiza en varias pantallas: los cactos del planeta a invadir. Al lado del Almirante, se encuentra el Segundo Oficial con cara de idiota.

La cocina:
Empecé bosquejando a lápiz la escena. Luego que estaba satisfecho con el trabajo, pasé en limpio el dibujo y lo entinté. Luego lo digitalicé a 300 dpi para tener una resolución aceptable con la cual trabajar en el paquete de dibujo vectorial, CorelDraw.
El programa utilizado fue la Suite de CorelDraw 12 (favor leer el cómo se hizo del relato de Carlos Morales, “Las apariencias” para ver información valiosa sobre el programa utilizado). Aquí utilicé Photopaint 12, CorelTrace 12 y CorelDraw 12, en ese orden de ejecución.
Imaginé una portada de cómic. El título del relato de Federico G. Witt, Invasores, me sugirió utilizar texto extra para “recrear” un poco más la escena. Pensando en la realidad política internacional de estos momentos, decidí utilizar el idioma inglés para dicho texto extra. ¿Quiénes son los invasores en estos momentos? Eso me llevó también a usar la estrella blanca de cinco puntas en los uniformes y en los cascos de los personajes, así como en el logotipo del cómic.
El otro programa utilizado fue LIghtWave 3D 9.2 con el que compuse las imágenes que se ven en las diferentes pantallas del puente de mandos. Puse esas imágenes en cada una de las pantallas de video y por último firmé el trabajo con mi correo electrónico.
El proyecto me llevó alrededor de 8 horas de trabajo. Espero que les guste.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Cómo se hizo “En las inmensas soledades” de Enrique Layna


Cómo se hizo “En las inmensas soledades” de Enrique Layna
La ilustración del relato de Enrique Layna se hizo para http://forjadores.net/ y dicho relato se encuentra en el siguiente enlace:

http://forjadores.net/index.php?option=com_content&task=view&id=1571&Itemid=77

Mi comentario:
Tengo que empezar reconociendo que para poder alcanzar la profundidad del relato de Enrique Layna, En las inmensas soledades, tuve que leerlo dos veces. Y agradezco que ocurriera así, porque este cuento termina con un gran mensaje de esperanza. Maravilloso. Me recordó a Encuentros Cercanos del Tercer Tipo.
Luego de sentirme inspirado con una segunda lectura, lo que enseguida me llamó la atención fue ese enigmático personaje del guía huichol, y el cómo señalaba hacia las naves. Veamos ese texto:
“Volteó a su derecha y vio al huichol que con una sonrisa en el rostro alzaba el brazo y le indicaba mirar hacia el oriente”.
Y su relación con esas extrañas naves:
“Algo surcaba la superficie del lago rumbo a las naves. Ajustó la mirada, era su guía. Cuando estuvo a la sombra de uno de los vehículos el huichol se detuvo y buscó su mirada. La misma sonrisa. Salió disparado del agua y de un salto desapareció a través de una de las chimeneas. Entonces las naves iniciaron majestuosas la rotación que ponía los tubos apuntando al cielo. Se elevaron velozmente hasta que fueron minúsculos soles negros contra la vastedad azul celeste y desaparecieron”.
Estaba visto que dicho guía resultó ser uno de los extraterrestres de esas naves.
Para diseñar al personaje del guía huichol lo imaginé viejo, con el pelo largo y suelto y con muchas canas. Una camisa vieja y vulgar que le habría regalado algún blanco y con un trapo amarrado a la cabeza. Todo un personaje.
Pero a su vez, el guía debía inspirar grandeza, serenidad, sabiduría. Por eso, desde un principio pensé que no debí dibujarle ojos, sino insinuarlos mediante dos ranuras en las cuencas oculares. Escogí colocarlo en la posición de señalar hacia las naves, mientras estas surcaban el cielo.
Del personaje principal, y el que vive la experiencia trascendental, no sabíamos su nombre. Pero sí sabíamos que había perdido la pierna izquierda. Además que practicaba deportes al aire libre: camping y ciclismo. Por lo tanto debía reflejar algo de ese espíritu aventurero. Le agregué una franela deportiva con rayas, una gorra y anteojos deportivos. También le agregué una barba para que se viera algo osado y aventurero.
Pensé en ubicarlo en primer término, de espaldas al observador, y mirando al guía huichol. Con esto se hace que el observador se sienta involucrado en la escena, se “meta en el personaje” por decirlo de algún modo.
Listo, ya tenemos los personajes. Ahora la escena queda de la siguiente manera: El desierto de México, con unas montañas en la lejanía. Algunos cactos, un cielo de atardecer rojizo y las naves alienígenas surcando ese cielo. En ese panorama, está el guía huichol señalándole a nuestro personaje las extrañas naves que vuelan sobre ellos.
Hasta aquí el trabajo cerebral.

La carpintería:
El trabajo me llevó ocho horas, contando todas las etapas del proceso, que incluye la lectura del relato.
Lo primero que hice fue dibujar los personajes en el papel (primero abocetando y luego pasándolos a tinta), digitalizar lo pasado a tinta y luego colorear los personajes. Para colorear digitalmente los personajes, así como componer los diferentes elementos en la escena, utilicé la Suite de CorelDraw 12 (favor leer el cómo se hizo del relato de Carlos Morales, “Las apariencias” para ver información valiosa sobre el programa utilizado). Aquí utilicé Photopaint 12, CorelTrace 12 y CorelDraw 12, en ese orden de ejecución.
Para el fondo del paisaje y las naves utilicé el programa LightWave 3D 9.2. Compuse la escena con todos los elementos sin el guía huichol y nuestro héroe, para luego hacer un render de esta composición y guardar esta imagen como archivo JPG. Para las montañas favor leer el “cómo se hizo” de la ilustración del relato Naves cruzando el Desierto, de Susana Cárdenas, que explica cómo se hicieron las montañas. Esta vez usé una imagen, obtenida de Internet, de unas montañas canadienses.
En CorelDraw 12, coloqué primero el fondo de la imagen del render. Luego agregué al guía huichol y al héroe, para terminar con toda la parafernalia que me indica que estoy frente a la portada de un cómic. Incluí el nombre de la publicación (Relatos Maravillosos), el título del relato (En las inmensa soledades), el sello editorial (Ramón Siverio), el número y la fecha de la publicación, y el código de barras que nos da un aire de actualidad.
Para terminar firmé con mi correo electrónico. Eso es todo.

martes, 25 de noviembre de 2008

Cómo se hizo “Tan sólo una medalla” de Héctor Lese


Cómo se hizo “Tan sólo una medalla” de Héctor Lese
La ilustración del relato de Héctor Lese se hizo para http://forjadores.net/ y dicho relato se encuentra en el siguiente enlace:

http://forjadores.net/index.php?option=com_content&task=view&id=1583&Itemid=77

Mi comentario:
El relato de Héctor Lese me encantó. Tiene imágenes muy poderosas de batallas que capturaron mi imaginación inmediatamente.
Del relato extraje estos dos bloques de textos que me parecieron sublimes:
“Por supuesto, me mandaron al hospicio para ex combatientes; pero aquella tormenta la tengo presente como si fuera ayer: el fuego antiaéreo, y aquellos aparatos como buques hidroalas o tal vez ekranoplanos, de los aliens, que levantaban marejadas de sílice cuando pasaban a baja altura con sus cañones emitiendo virulentos rayos láser que trituraban hasta lo profundo el océano de arena”.
“Entonces algo maravilloso e indescriptible surgió de las profundidades, emitiendo luces difusas en medio de la oscuridad y la tormenta. El gigantesco tubo brotó del desierto y flotó un momento suspendido en el espacio. Tenía el tamaño de un gran obelisco, desplazándose con extrema lentitud en sentido vertical. Los extraños aparatos se le fueron encima”.
Con esto y con la idea de que tenía que incluir al héroe en la batalla, armé la escena. Claro, tuve que agregar una nave distinta para diferenciarla del resto de las otras naves. Parece una perogrullada pero es así. Como el relato no hace alusión al nombre del héroe, pero si el nickname de batalla con que se presenta (Cuervo siete), pensé que esto me podría ayudar a diseñar algún tipo de nave para el héroe. En efecto, así fue. La nave debía ser como un cuervo, no en apariencia, sino en características intrínsecas: Veloz, ágil de movimientos, liviano, desconfiado y capaz de cualquier cosa. De paso estaba el color negro de los cuervos, que al final cambié por azul obscuro y un violeta intenso para acercar al héroe a las filas de los buenos.
Ya tenía armada mentalmente la imagen:
Las naves alienígenas disparando sus rayos y cortando el suelo del desierto.
La nave de “Cuervo siete” entrando en batalla y maniobrando con rapidez entre los rayos de las naves alienígenas.
El obelisco saliendo de la tierra y elevándose hacia el infinito.
Listo ya tenemos los ingredientes. Ahora a cocinar…

En la Cocina:
Para los que vayan a preparar un plato parecido a este, les advierto que se lleva alrededor de ocho horas prepararlo. Al final es un platillo exquisito.
Armé la imagen básica en mi programa de realidad virtual LightWave 3D 9.2. Coloqué cinco naves alienígenas rodeando el obelisco (que diseñé con mi programa a partir de un tubo). Al obelisco le di un efecto de brillo muy alto, atendiendo a la descripción del relato de Héctor Lese.
Luego coloqué la nave “Cuervo siete” en primer término, realizando una maniobra de despegue como para entrar en combate.
Para finalizar agregué unos cactos (nunca faltan en una desierto que se precie de serlo) y al fondo unas montañas (favor leer el “cómo se hizo” de la ilustración del relato Naves cruzando el Desierto, de Susana Cárdenas, para ver cómo se hicieron las montañas). Coloqué una luz fuerte que haría de estrella para crear más interés en la imagen.
Hice un render de prueba y guardé la imagen en formato JPG. Hasta aquí el trabajo con las 3D.
Ahora pasamos a las 2D. Con Photoshop CS3 agregué los detalles que le dan el glamour a la escena: los rayos laser saliendo de los cañones de las naves alienígenas, el humo que se desprende de la arena fundida y las hendiduras todavía al rojo vivo en la superficie del desierto. Apliqué un desenfoque de movimiento a la nave “Cuervo siete” para emborronar la nave y se notara que esta volando. También iluminé la parte trasera para que se viera como si fuesen motores de plasma (El verde fosforescente se ve regio).
Para finalizar con Photoshop CS3, apliqué unos filtros a toda la imagen y aclaré un poco los colores.
Luego abrí CorelDraw 12 para agregar vectorialmente los demás detalles de la imagen. Me plantee hacer la cubierta de un libro. Agregué detalles como el nombre del autor destacado y el nombre del relato en otro color para diferenciarlos.
También agregué un sello editorial inventado por mí y el nombre de la colección “Science-Fiction”. Por último agregué mi correo electrónico.
Eso es todo y buen provecho.